Saltar al contenido

25 enero, 2013

Poemas

por LasMalasJuntas
Hasler-Foto

Rodolfo Häsler (Cuba/España)

Página uno: lunes. La urraca lúcida

Tengo una urraca que todo lo mira.

Aunque huidiza, ahí está, quizá un azar,

tira de la hebra, un deslizamiento al caer

sobre un montoncito de hierba de Ibirapuera.

En territorio agreste, lejos de mantener la calma

la urraca se manifiesta, insiste en un vuelo sin laberinto,

atraviesa el éter y anula el deseo yéndose por el costado,

se esfuma por el mejor lugar, su juicio en la fronda.

Repite un salto que es una línea, y abarca más,

embauca temprano a su adiestrador.

Celebran ambos la vez, bordea el refrán

siempre a punto de perder la ocasión,

hurgando en tierra mansa, sobre hojas húmedas,

un hondo sentimiento de abandono.

Página seis: sábado. Cidade de São Paulo

Su olor es a materia mojada y su mirada punzante.

Es una urraca soberbia de plumas enmarañadas,

una transformación en curso que ignora su devenir,

una rama borrosa, un quicio para posarse,

busca el sol entre tanta desmesura,

la mano pide libertad, y se la dan, la toma,

un ramito de lilas iguala la mención de la idea,

cómo salir, ascender y atisbar por encima de mi,

para reconocerte, y alza la voz de la ignominia,

y da un consejo, si lo sigues, ven, vuelve,

tu ciudad se va enfermando.

Página siete: domingo. El alimento

Alimenta a una urraca. Crea un alfabeto nuevo

en su lengua, deja que destaque la profecía

en la noche del sur, su cabeza negra guarda

la parte más delicada, como tomillo nuevo.

La urraca es el condimento, y no oculta nada,

deja de hablar y alcanzarás la elocuencia,

un caracol en la mano, un poema de Hilda Hilst

descubre que la presiento,

no dice más, casi adivina el porvenir,

deja que tropiecen las vocales,

palabras que rondan la desesperación

hasta acostarse a tu lado y marcarte,

ofrecerte la fruta solitaria en su pico.

XIV

La urraca se va

Viene el perro

(caminando por São Paulo)

Desde su lomo pasas la mano hasta el corazón,

al amanecer nadie recoge su cuerpo exhausto

mordido

en la cuneta

sin suerte,

refugio hirsuto donde maltratar la palabra,

juega la apuesta del amor, pasarán diez años, ya  la carne ahumada,

muerta la carcasa de la piedad aparece el espanto de su colmillo,

no podrá cantar, ni decir, ni escribir,

un ápice de susurro

hurga en el pecho del perro,

cuerpo violado, cuerpo sin ternura,

donde

queman

las vísceras,

te ganas la larga disolución

del olvido olvido.

Un acercamiento al color amarillo

Un color, un golpe de luz funde la visión

y la exprime, brota un tono cálido según la hora;

es el alejamiento lanceolado del espíritu;

una hoja de laurel sazona un destino roto. El pintor

Van Gogh insinuó que el color amarillo es capaz

de cautivar a Dios, aseveró eso en su casa de Arles

mientras esperaba la llegada de su amigo Gauguin y preparaba

su habitación. De una serie de cuadros de girasoles

consideró que sólo dos eran suficientemente buenos

para ser colgados en la pared. El amarillo de los campos de verano

es exultante y compite con la energía del sol.

Los mayas denominan Kan (Amarillo) al dios

que sostiene el cielo, y la tradición china relaciona ese color

con las cosas más elevadas. Durante la dinastía Qing sólo el emperador

podía llevar ropa amarilla. El amarillo dorado de los muros de Persia

representa consejos sabios, sabiduría de un color

que destaca en la distancia. Días de canícula estival,

que por la falta de enfoque, permite que todo se disuelva

y cobre nueva vida. En la estación de la plenitud y el conocimiento,

envejecer es amarillear, es acumular experiencia, el momento del balance,

última pausa en el arte de vivir.

*Poemas del libro Diario de la urraca, que será publicado este año por Kalathos Libros (Caracas).

Rodolfo Häsler nació en 1958 en Santiago de Cuba y desde los diez años reside en Barcelona. Estudió Letras en la universidad de Lausanne, Suiza. Tiene editados, entre otros, los siguientes libros: Poemas de arena (1982), Elleife (1993), De la belleza del puro pensamiento (1997), y Cabeza de ébano (2007). Ha sido traducido al italiano, macedonio, portugués, francés y parcialmente al alemán. Ha traducido la poesía completa de Novalis (2001), los minirrelatos de Kafka (2006) y Los instantes silenciosos de la poeta francesa Cécile Oumhani. Perteneció al equipo de redacción de las revistas Hora de Poesía y Poesía080, ambas de Barcelona.Ha sido invitado a diversos festivales internacionales de poesía en España, Italia, Suiza, Macedonia, Turquía, Túnez, Canadá, México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, República Dominicana, Puerto Rico, Colombia, Bolivia, Argentina, Uruguay y Brasil. Es miembro de la junta directiva de la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña.
About these ads
Leer más desde Poesía, Vol. 40

Deja un comentario aquí. Si quieres, puedes utilizar Facebook o Twitter.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nota: HTML está permitido. Tu dirección de correo electrónico nunca se publicará.

Suscribirse a comentarios

%d personas les gusta esto: