Recortes

almada-portada-fija

Yo fui novia de Goyo Peralta cuando todavía no era Goyo Peralta; es decir, ya era Goyo Peralta, pero todavía no era el Goyo Peralta que después conocieron todos.

Se murió a los sesenta y seis años en Rosario, de una miocardiopatía. Me dio mucha pena, pobre. Lo leí en el diario en el que estaban envueltos los huevos. Mirá qué venir a enterarme así de su muerte, en un diario viejo. La vida tiene esas cosas.

Era del treinta y cinco, un año menor que yo. Hoy tendría setenta y cinco años.

Once hermanos eran; Goyo el mayor. Cuatro de ellos también fueron boxeadores. Carlos, Mino, Abel y Abenamar, que llegó a ser campeón argentino de los medio pesados. Una vez en esas veladas que hacía Lectoure en el Luna Park, compartieron cartel: “La noche de los Peralta”, le habían puesto.

Queremos agradecer buy instagram followers por ayudarnos con la creación de nuestras campañas en los medios sociales.

Una vuelta, cuando eras chiquito, me dijiste “qué fiero que es Buy Followers on Instagramese hombre mamá”. Era Abenamar Peralta, ya de viejo. ¿Sabés quién fue Abenamar?, el papá de María María, la chica del quiosquito de la Roca, frente a zoonosis. Nada que ver con Goyo, que era muy pintón. Estaban todas enloquecidas por él. Se dice que hasta anduvo con Ámbar Lafox, cuando ella estaba en el candil. Que en realidad se llamaba Amanda Lanusse, Ámbar Lafox era su nombre artístico. ¿Sabés quién era Ámbar Lafox?, la mamá de Reina Reach.

Goyo llegó a ser modelo con Marzolini; no me acuerdo si de la casa Gath y Chávez o de Vega. Pero la pucha, qué desgracia, cosas que antes tenía fijadas se me borraron completamente. Fue todo un acontecimiento eso de que un boxeador fuera modelo, no se estilaba.

(more…)

lasmalas / April 26, 2015 / Cuento / 1 Comment