Saltar al contenido.

Entradas de la categoría ‘Vol. 14’

24
nov
Vila-Matas-2

Sentir el mundo ahora

Enrique Vila-Matas (España)

1

La lectura es un arte, aunque muchos autores de hoy lo ignoran, ya que andan atareados complaciendo lo que se espera de ellos: intrigas trilladas, personajes que hablen como en las series más mediocres de televisión, estilo de tiralíneas. Claridad se les reclama, y que no embrollen. Que respiren con naturalidad y no ensombrezcan las mañanas.

Ostentadora del gusto general, la mayoría lectora, que cuenta con la reveladora complicidad del sufragio de los que no leen, actúa como si hubiera vencido en las urnas y eso le permitiera ahora imponer la figura del lector pasivo y someter cualquier lectura individual a la más burda lectura general, prisión de todos. Leer Más »

10
nov
Miguel

Dos poemas

Miguel Marcotrigiano (Venezuela) | Sitio Web: Ocurre a Diario

Paul

Camino por esta avenida de París
esta noche particularmente ajena

resbalan mis pies sobre un pátina helada
y resbalan mis pensamientos
los recuerdos del viaje último en busca de las raíces Leer Más »

10
nov
Ana-Julia-Foto

Un caso siniestro

Ana García Julio (Venezuela) | Sitio Web: Derrelictos

En casa de los Anselmo ha estado sucediendo algo sumamente curioso: un ladrón entra con regularidad sin ser visto y en cada incursión se lleva una pertenencia de alguno de los miembros de la familia. Lo curioso es que no tiene el guáramo suficiente para llevárselas completas, y eso que casi siempre se trata de objetos fáciles de trasportar. Digamos que se le antojan los zarcillos o los correctores para juanetes de la señora Anselmo: se lleva uno, no los dos. Roba una media de Eugenio Jr., el hijo mayor y deja la otra (no habría problema si fuera una sola; pero, caramba, ya se ha llevado media docena). Leer Más »

10
nov
Gabriel

Ejercicios de microficción

Gabriel Payares (Venezuela) | Sitio Web: Blog Caribe

Versión del Quijote

Un día se cansó del orden de su biblioteca, derribó los libros al suelo y se dispuso a crear su propio canon literario. Al día siguiente, se cansó del orden en el menú del restaurante, y arremetió contra el cocinero hasta imponerle su propia noción de gastronomía. Otro día distinto se cansó del orden reflejado en las señales de tránsito, y decidió andar en lo sucesivo a contramarcha. Y así, en pocos días, se fue metiendo en mayores problemas. Al final de la semana, la gente lo tenía por loco. Leer Más »

10
nov
Requena-Foto

Dos poemas

Eleonora Requena (Venezuela) | Sitio Web: Nocturna Mas No Funesta

Cliffhangers

Equilibrado entusiasmo de la mesa, en tanto no se le sobrecargue ni se le sobre exija Leer Más »