Saltar al contenido.

Entradas de la categoría ‘Vol. 2’

27
may
Trio-Quintero

La isla de Ednodio Quintero

Carolina Lozada

Esa noche escuché decir a Ednodio Quintero que un escritor debe crearse su propia isla. Con la mirada inquieta que tiene, miró a los lados y exclamó: “ésta es mi isla”, señalando con la boca los metros cuadrados de su apartamento de luz tenue y chocolates Toronto desperdigados en las distintas mesas de la sala. En esa isla, Ednodio no vive solo; tiene tantos libros que él muy bien podría convertirse en un invasor, al que le asiste la posibilidad de algún día ser desalojado. Sin embargo, hay unas guardianas,  especies de amazonas japonesas semidesnudas o en ropa colegiala, que desde sus posiciones eróticas lo custodian como el cacique del condado insular de Las Marías, en los Andes merideños. Leer Más »

27
may
MLfros

Una posible ilusión para leer a Robert Frost

Leandro Fanzone (Argentina) | Sitio Web: seikilos

Antes no se traducía como hoy. Estoy pensando en las primeras versiones en inglés de Homero, que recreaban con una métrica y una rima los hexámetros de la Ilíada y la Odisea: las versiones de George Chapman, de Alexander Pope, de Thomas Hobbes. La idea que movía a esos poetas era no sólo traer las aventuras de Aquiles y de Odiseo a una nueva lengua, sino también que el lector sintiera que esas aventuras estaban contadas de una cierta manera, ligadas a una forma literaria, aunque diversa del original: crear la ilusión de la obra poética. Leer Más »

27
may

Rafael Alberti en el paraíso

Víctor Alba de la Vega (Costa Rica) | Sitio Web: de omnibus dubitandum

Mercedes estaba tendida boca arriba sobre la alfombra blanquísima y yo miraba con desfachatez su sonrosada sonrisa entre las piernas. Como he hecho otras veces, recurrí a Alberti para pedirle a su caverna de coral que despertara.(1)

—Tus rojas furias sueltas me han mordido —declamé—, ¿me escuchas en lo oscuro?

Ella sonrió y luego habló tapándose la boca, para que su voz pareciera de ultratumba.

—Te escucho en todas partes, Príapo, mi vagina es un oído biónico.

Yo seguí el juego y mientras declamaba imaginaba que había conocido a Rafael en la época en la que había escrito estos versos, y que no solo podía pedírselos prestados sino rehacerlos para Mercedes como si fuesen míos: Leer Más »

27
may
luis-gore-2

El galimatías sangriento de Edward Gorey (I)

Luis Moreno Villamediana

En la compra de libros funciona una taxativa economía de riesgo, que hace de antemano el cotejo del dinero gastado y la permitida decepción. Las mesas de saldo son el espacio donde el conflicto entre uno y otra prácticamente llega al grado cero, como superficies fantásticas donde el desbalance queda tan reducido que casi podría ser hipotético, como un animal liliputiense y remoto, pero no del todo imaginario. Sobre ellas la sorpresa no es ninguna excepción; o mejor, la sorpresa es la axiomática, previsible y repetida excepción, lo que hace de las mesas de saldo un terreno patafísico. Leer Más »

27
may
Bacon Malas

Francis Bacon o el orden del universo

Gustavo Solórzano-Alfaro

La grandeza de un Estado, en volumen y territorio, tiene que tener medida; y la grandeza de las finanzas y rentas debe ser administrada. La población debe conocerse por censos, y el número y tamaño de ciudades y poblaciones, por planos y mapas; no obstante, nada hay entre los asuntos públicos más sujeto a error que la verdadera y justa evaluación del poderío y fuerzas de un Estado.(1)

Francis Bacon

La obra del filósofo inglés(2) Francis Bacon es amplia y compleja. A partir de sus propuestas para el Nuevo órgano es evidente el zeitgeist: la posibilidad de repensar las ciencias, el proyecto de una organización social, cultural y científica completamente diferente y nueva, capaz de dar cuenta de la naturaleza(3). Tales cuestiones podrían ser abordadas desde muchos puntos de vista, claro está, pero nos interesa particularmente esa nueva “obsesión” por darle forma y orden al universo. Leer Más »