Saltar al contenido.

Entradas de la categoría ‘Vol. 9’

11
sep
Boris-Foto

Caminando después de la emboscada (14-9-01)…

Boris Muñoz (Venezuela)

Todo –salvo la muerte– puede ser corregido
las dinastías restauradas
los sistemas repuestos en sus sitios
las ciudades derruidas

Los desechos de vida zurcidos en colores
por sucesivas primaveras
La muerte sola –es su meollo–
Está exenta de cambio.

Emily Dickinson -749

“Próxima estación: New York Penn Station”, dijo la voz de la acomodadora. El tránsito hacia la ciudad acababa de ser reiniciado y ahora el tren partía de la estación de Newark avanzando despacio. A la derecha, entre una tupida maraña de árboles el skyline de la ciudad comenzaba a perfilarse. Leer Más »

2
sep
Foto-Barquero

Lenguas artificiales

Guillermo Barquero (Costa Rica) | Sitio web: Sentencias Inútiles

En su opus magnum, Visiones antiproféticas, Fernando Oreamuno hace alusión a las palabras que intercambió con el ministro Rojas Villelo, antes de que este fuera elegido ministro. Cuando un periodista llegó hasta la página 488 y leyó los pormenores de ese encuentro, al parecer llevado a cabo en un ambiente familiar, de mangas arrolladas y tragos en vasos anchos y bajos, dio la voz de alarma. Los periodistas no suelen leer libros tan gruesos: se aburren rápido, los encuentran pretenciosos y faltos de lo que llaman “ritmo periodístico”. Leer Más »

2
sep
Vega-Foto

El título está pendiente (tres dibujos)

Jorge Vega Chavarría (Costa Rica)

Tres dibujos con título del artista costarricense

Leer Más »

2
sep
Lamberti-Foto

El sátiro de la bicicleta

Luciano Lamberti (Argentina) | Sitio Web: Acapulco

Hay un degenerado en el pueblo: el sátiro de la bicicleta. Sale de noche, a eso de las nueve, completamente desnudo, con una peluca color mancha de tabaco, en una bicicleta de paseo con canastita para hacer las compras. Leer Más »

2
sep
centeno

Mark Linkous: Caos en la galaxia

Daniel Centeno (Venezuela)

Mark Linkous era una persona porcelana. Todo en él parecía que se iba a quebrar, desconchar, romper en mil pedacitos. Su voz, de tan frágil, daba la impresión de que podía desaparecer para siempre en medio de una canción o de una conversación telefónica. Su apariencia reclamaba a gritos una segunda mano. Sus composiciones se las llevaba el viento: las ideas parecían estar atadas con hilitos vencidos, incapaces de sostener sus metáforas, y la belleza que había en ellas temblaba en el borde de una mesa imaginaria ante negros huracanes que la rodeaban. Leer Más »